1/10/08

Magia de la decepción

El hastío del mundo me está venciendo poco a poco. Cada vez aguanto menos a mis semejantes. Comienzo a tener claro que sólo tengo en común con ellos el hecho de estar sostenido por dos piernas. Por eso he decidido batirme en retirada, escapar de esta batalla antes de que acabe conmigo. Escapar, salir, ocultarme... aunque sea en el fondo de mis intestinos. Y por eso también esta noche vuelvo a mi amado Cioran: "Decepcionados por todos, es inevitable que acabemos siéndolo por nosotros mismos; a no ser que hayamos comenzado por ahí".

4 comentarios:

Ángel dijo...

¿Mañana vienes a tirar?

Lajarín dijo...

"Comienzo a tener claro que sólo tengo en común con ellos el hecho de estar sostenido por dos piernas"

Joder

Brutalmente veraz.

Rosa Naharro dijo...

"El tedio es una forma de ansiedad, pero de ansiedad depurada de miedo. Cuando nos aburrimos no tememos, en efecto, nada, salvo el aburrimiento mismo". (Ese maldito yo. Cioran)

Violeta dijo...

¿pequeño y efímero accesis de misantropía? menos mal que queda Cioran...el consuelo en la cultura (y que no lo conoces personalmente,¿no?)