24/9/08

Llegar

En la página 203 de Dietario voluble, leo que hay muchas formas de llegar y que la mejor es no partir. Me quedo un buen rato pensando. Decido entonces que es buen momento para regresar de mi largo viaje. Y permanezco inmóvil unos segundos, intentando volver al lugar desde el que emprendí mi marcha. Observo, sin embargo, que ese lugar nunca existió.

2 comentarios:

Ramón Monedero dijo...

Me asustas, Miguel Ángel..., me asustas....

Ed. Expunctor dijo...

Lo de llegar y no partir me ha recordado este soneto de Lope.
Salud.