Morbosidad

En plena efervescencia de la fiebre por James G. Ballard, he caído estos días en la lectura de Crash, que he devorado en apenas una tarde. Había visto la película de David Cronenberg y me había fascinado. Pero el libro es increíble, como casi todo lo de Ballard. Filosofía en estado puro. O, mejor, en estado "duro", porque las primeras veinte páginas son de lo más terrible que jamás he leído. Seguramente la cosa me pilló con mal cuerpo, pero el caso es que por momentos incluso consiguió revolverme el estómago. Una sensación que iba acompañada, paradójicamente, de una excitación morbosa que no me dejaba cerrar el libro. Pornografía tecnológica, como el propio autor comenta en el prólogo. Sin duda, volveré a Ballard proximamente. 

Comentarios

taun ha dicho que…
Si te ha gustado Ballard, no dejes, si puedes y estas por allí, de pasar por el Museo de Arte Moderno de Barcelona. Tienen una exposición muy buena y muy bien montada sobre Ballard y su repercusión en el mundo del arte.

Está muy, pero que muy bien.
Idea ha dicho que…
Tu comentario me lleva a buscar el libro, he visto la película que también encontré fascinante, aún en su dolor. Se agradece tu entrada para comentarlo.

Entradas populares de este blog

Un mes

Un lunes

Segunda persona