Reclusión

Después de una semana tranquila, mañana por la mañana salgo hacia Burgos para hacer un curso de inmersión lingüística. Es una semana de reclusión hablando inglés a todas horas. Una terapia de choque para zotes como yo. Espero que sirva de algo, al menos de algo más que el auto inglés on the road. De todos modos, lo que no sé es si tendré tiempo de escribir algún post desde allí. Por si acaso, me despido hasta el próximo sábado. Supongo que a la vuelta habrá experiencias interesantes que contar. Y si no, pues haré lo de siempre, me las inventaré. Diré que me torturaban y sodomizaban día y noche hasta hacerme aprender de memoria todos los phrasal verbs, sin excepción.

Comentarios

Indiana Jones ha dicho que…
Good Lucky!!
Antonio Rentero ha dicho que…
Anda que... quítale esa "y" del final o vete con mahn al pueblecico inglés :-)
Ramón Monedero ha dicho que…
Qué tal la reclusión Mahn?
Athena ha dicho que…
Pues parece que funciona, pero no ha podido evitar contar chistes... en inglés. Al menos no le han hecho un lavado de cerebro y sigue siendo el mismo ;)

Entradas populares de este blog

Un mes

Un lunes

Segunda persona