15/7/08

Ataraxia

Otra vez echo la tarde en un tanatorio. En los últimos meses no doy la ida por la venida. Lo peor de todo es que me parecer haber comenzado a desarrollar una capa de impermeabilidad ante el dolor ajeno que me lleva a estados de ataraxia ciertamente preocupantes. Supongo que la psique se defiende como puede, y a veces el sacrificado es el sentimiento de empatía.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Miguel, yo creía que a base de tantos Tanatorios me haría duro, mentira cada vez estoy más blando y siento más, ¿será que se acerca la ceremonia propia?
¿Quién ha sido esta vez?

Antonio Rentero dijo...

De alguna forma tienes que autoprotegerte... animo.