Ataraxia

Otra vez echo la tarde en un tanatorio. En los últimos meses no doy la ida por la venida. Lo peor de todo es que me parecer haber comenzado a desarrollar una capa de impermeabilidad ante el dolor ajeno que me lleva a estados de ataraxia ciertamente preocupantes. Supongo que la psique se defiende como puede, y a veces el sacrificado es el sentimiento de empatía.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Miguel, yo creía que a base de tantos Tanatorios me haría duro, mentira cada vez estoy más blando y siento más, ¿será que se acerca la ceremonia propia?
¿Quién ha sido esta vez?
Antonio Rentero ha dicho que…
De alguna forma tienes que autoprotegerte... animo.

Entradas populares de este blog

Aquí y ahora (diario de escritura), 23

Diálogos entrecortados.

Aquí y ahora (diario de escritura), 22