7/5/08

Dos meses

Hoy hace dos meses. Todo, poco a poco, va volviendo a su sitio. Casi todo. Porque falta lo más importante. Por eso las cosas no acaban de juntarse. Porque hay algo que no cesa de no tener sentido. Algo que reitera su ausencia una y otra vez. Algo que nunca más podré quitarme de encima. El sinsentido primordial, acechante en cada acto, en cada palabra, en cada pensamiento.

4 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

No siempre las cosas tienen un sentido.

Anónimo dijo...

Estamos tan tecnificados que medimos los sentimientos hasta por meses, ¿que se sabe el tiempo? Tres días antes del 7 de Mayo soñé, en ese sueño mañanero donde sigues en la cama bañado por la luz y con los dos oídos taponados escuchando alguna radio de las que siempre dicen lo mismo, estaba en la Huerta y entraba en la Cocina-Comedor, ella estaba allí, sentada como siempre mirando a la ventana, soñando me dije que era una visión, ella había muerto y yo, que no creo en milagros por unos segundos creí, me acercaba contento de haber estado toda mi vida equivocado, ¡algo existía¡ volvió su cara hacia mi con su sonrisa inolvidable, comencé acercarme y al igual que pasa con algunos programas de ordenadorcuando borras, cuanto más me acercaba más se descomponía en pequeños “pixeles” desapareciendo poco a poco.
Este anciano se despertó con una crisis de ansiedad gimiendo, no es decente que a mi edad me pasen estas cosas.

Mery dijo...

Si, querido amigo, hay algo que nunca vuelve a ser igual.
Un abrazo muy fuerte

Tigretón dijo...

Antonio, Miguel Ángel, todos tenemos en nuestra vida presente el recuerdo de muchas cosas sin sentido... Yo podría contar unas cuantas, de bastante mal recuerdo para mí, convivo con ellas, no olvidas.