28/2/08

Catarro

Aunque he intentado resistirme por todos los medios, al final el catarro me ha vencido. Ayer hice verdaderos milagros para mantenerme en pie durante la clase de doctorado. Pero hoy no me siento con fuerzas de defender la antivisión y las estéticas de la resistencia. Así que no tenido otra salida que cancelarlo todo: las clases de doctorado, las de primero de bellas artes, y la conferencia sobre Robert Morris. Me fastidia por los alumnos, pero cuando no se puede, no se puede, y además es imposible. Ahora me voy a inyectar en vena dos tabletas de paracetamol y combatiré la fiebre en la cama.

2 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Eso un vasico de leche caliente con miel y bueno, no es que te vayas a curar, pero está mu rico.

Seguro que con los cuidados de womahn te pones bueno en un pispas.

sushi de anguila dijo...

Estoy con Mr Rentero, tres mimitos de WOMAHN curan más que un trailer cargado de penicilina hasta decir basta...que te sea leve tu estancia en el lecho del dolor