1/1/08

Buenas perspectivas

Primer deseo cumplido. Como no podía ser de otro modo, visto lo visto en estos meses de ajetreo, al año nuevo le he pedido más tiempo. Tiempo para escribir, tiempo para pensar, pero también tiempo para vivir.

Antes incluso de acabarme las doce uvas, el 2008 me ha sorprendido concediéndome un día más. Por algo se empieza. La predisposición es buena.

---