29/12/06

Soberbia

No soy yo el que escribe. Miro a la estantería. Y allí me encuentro escondido, agazapado entre pilas de papel. No soy yo el que escribe. Debo recocerlo.
Apenas un ventrílocuo.
Por desorden de memoria, y cerrando los ojos: Lacan, Blanchot, Cioran, Bernhard, Beckett, Manganelli, Calvino, Borges, Zizek, Vila-Matas, Berger, Bataille, Baudrillard, Virilio, Debord, Krauss, Foster, Handke, Perec, Auster, Azúa, Baudelaire, Mallarmé, Proust, Bergson, Deleuze, Derrida, Nancy, Bryson, Bal, Bhabha, Jay, Crary, Silverman, Brea, Didi-Huberman, Wajcman, Sartre, Rovatti, Bodei, Recalcati, Vattimo, Godard, Badiou, Serres, Kundera, Laclau, Freud, Celan, Benjamin.

Algún que otro olvido deliberado. Maldita soberbia de la palabra.

2 comentarios:

Ángel dijo...

Si al menos los olvidos finales no hubieran sido deliberados, tu soberbia de la palabra se vería compensada con una humildad de la memoria.

Ni eso.

mahn dijo...

Eso es justo lo que pensé antes de empezar a escribir. Pero se me olvidó. Todo lo que comienza con un propósito acaba con un final. Y a veces ni eso.