Perseguido

Miró hacia atrás y vio que ya nadie le seguía. Entendió entonces que jamás podría dejar de correr.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un mes

Un lunes

Segunda persona