31/12/06

El punto ciego de la "psoeidología"

Hace unos días, la ministra Narbona sugirió la posibilidad de no matar a los toros durante la corrida. Sus palabras han hecho resurgir el debate en torno a la tauromaquía y su incoherencia dentro de una sociedad que se pretende progresista. Pero, más allá de eso, la contundente reacción del gobierno y sectores afines, ha puesto de manifiesto un punto de inconsistencia manifiesta en el discurso político de cierta izquierda española, realmente inconsecuente. Esto me ha conducido a escribir un pequeño texto de opinión publicado por diario murciano "La verdad" y posteado en la bitácora de "Ciudadanos para el Progreso". El argumento de fondo que defiendo está inspirado en la crítica de la ideología llevada a cabo por Zizek, Laclau o Mouffe. Leer el artículo.

7 comentarios:

monet89 dijo...

Saludos, creo que el gran mal de la sociedad española actual tiene su raiz en la Educación, y me explico revisando a cuatro grandes pensadores sobre este tema.
Platón (427-347) cimenta su teoría en una pasión: la pasión educativa de Sócrates por la libertad, y en un drama: el dialogo de libertades. Considera la educación como oferta al mundo de una propuesta de sentido. Y la clave de su propuesta es que promete y ofrece un tipo de hombre, el “hombre primigenio”. A saber, hay una posibilidad de que esa nueva forma de ser del hombre germine en la sociedad, la posibilidad real y efectiva de que nazca en la sociedad el “hombre autentico”, insobornable, autoconsciente, libre, responsable.
Pero esta posibilidad, depende para Platón en última instancia, de una posibilidad previa: La existencia de verdaderos maestros. Previo al problema de la enseñanza, de los métodos de aprendizaje, de la organización, de los materiales, etc., por lo tanto la cuestión se reduce a: ¿Qué individuos queremos formar? Y en consecuencia, ¿Qué modelo de educador debemos modelar para cumplir estos objetivos?
Bien, podemos resumir diciendo que la cuestión fundamental de la educación depende, en sus aspectos fundamentales de la verdadera profesionalidad del educador. Esto se refleja en el Protagoras y en el Gorgias, y en La República sacara las últimas consecuencias. Bien, Platón distingue entre “arte verdadero” y “arte falso”, para Platón el hombre tiene alma y cuerpo, y, en consecuencia, las artes se dividen en dos: el cuidado del alma sana y el cuidado del alma enferma, y el cuidado del cuerpo sano y del cuerpo enfermo. La política cuida del alma, la legislación cuida del alma sana, y la justicia del alma enferma. La gimnasia cuida del cuerpo sano, y la medicina del cuerpo enfermo, estas son artes verdaderas, buscan lo mejor para el hombre, en cambio el arte falso, busca lo agradable, Sofistica, Retorica, Cosmética, Tiranía, Adulación. Freire nos dirá que el maestro ha de ser un “artista”, debe de serlo en el sentido en que el maestro debe de buscar continuamente lo mejor, lo que realmente beneficia a la naturaleza humana, lo vitalmente necesario, debe por lo tanto de ser capaz de cambiar contextos, para llegar a un modo mejor de vida. Por lo tanto podemos decir que el educador debe poseer un “arte” el conocimiento de la virtud, en Platón, la educación tiene como sentido la búsqueda de un modo de vida mejor, (“más humano”).
Luis Vives padeció la mayor crisis cultural que haya sufrido la cultura europea, pero junto con Erasmo y Tomas Moro formo parte de la conocida como la triada del movimiento de Regeneración. El verdadero educador al igual que el verdadero artista ofrece respuestas a las necesidades humanas, debe ser crítico, la educación no está al servicio de ningún interés partidario, particular. El educador sirve al hombre, no a los “partidos” al igual que el artista desde mi visión vive para hacerse, para crear, para la vida, buscar la verdad, la necesidad de sentido, así que la investigación es la respuesta a esta necesidad, al igual que el artista se apasiona consumiendo sus horas en la investigación, el educador debe ser también investigador, si no hay investigación, no hay respuesta real de sentido, y en consecuencia no hay vivificación cultural, es decir, bajo ningún concepto puede existir una división entre investigadores, los que piensan y educadores los que educan, es insostenible.
Vives llego al fondo de la crisis cultural de su época, la pérdida del esfuerzo, eso que llama “esfuerzo” es esencialmente la vuelta a las fuentes, el educador, al igual que el artista debe beber de las fuentes del saber, Vives funda su pensamiento en la vuelta a los grandes pensadores, “guías” de la cultura, luminarias de la humanidad, la investigación debe también referirse a los “antiguos” no existe “vivificación” de la cultura, ni propuesta real de sentido sin buscar en los “antiguos”. Estos son los maestros ejemplares que nos ha legado la historia, son referentes para el hombre.

monet89 dijo...

Vives define su época como caracterizada por el relajamiento o pereza en el estudio, que implica:
1-Investigar solo lo imprescindible, motivado no por buscar un sentido, por el saber, sino por el dinero.
2-Olvido de la investigación rigurosa como requiere el autentico saber.
3-Proliferacion de “manuales o “breviarios” o “florecillas” de los grandes autores, que evitan el esfuerzo de estudiarlos a fondo y produce la falsa creencia de que se los conoce porque se han leído algunas frases.
La pereza es la destrucción del conocimiento, pero el estudio de las luminarias del saber por sí solo no constituye el ejercicio del educador, también la práctica y difusión interiorizada de los verdaderos valores humanos, los grandes educadores han dado respuesta real a las cuestiones perdurables sobre el hombre. Así la causa de crisis cultural es haber perdido el horizonte de sentido de la educación, en los grandes referentes de la historia de la humanidad los educadores encuentran los valores que sustentan la vida social, y el sentido de su práctica, los clásicos, pues, son la referencia de la educación, y no el interés del partido político de turno, ni de ninguna ideología.
La finalidad de la investigación es encontrar la verdad, es decir, encontrar respuestas verdaderas a los problemas reales del hombre, despertar el sentido crítico, ahora bien la critica por la crítica no sirve de nada, sino es constructiva, a saber, los grandes pensadores son guías, que nos ayudan en nuestra búsqueda, pero la meta no son ellos mismos, sino la verdad, es decir, dar respuesta real y con sentido a los problemas del hombre de hoy, para ello debemos tener capacidad de juicio, revisar, investigar, tamizar, acrisolar, juzgar. El buen educador al igual que el buen artista, recoge el tesoro de la historia, y lo hace germinar, en la actualidad, actualizando el saber y proporcionando verdad

monet89 dijo...

Vives, confía en las potencias humanas, en la posibilidad de renacer.
Por lo tanto lo básico es construir una cultura para la vida, los antiguos nos alargan la mano para que subamos más arriba de lo que ellos subieron, con respeto, con critica, con valentía constructiva, no nos olvidemos de que la filosofía nos enseña ante todo a mirar el mundo, deshaciéndonos de opiniones que no son nuestras, y una vez nos hemos retirado a una isla imaginaria fuera de la rutina, de la sociedad, emprender una crítica constructiva. La crisis de la educación radica en que se transmiten “saberes muertos”, sin implicación con los problemas reales de la vida. La educación ha perdido el sentido común, y así la regeneración social queda invalidada.
Vives no entiende la distinción entre, unos los profesores que se dedican a enseñar, y otros los expertos que les dicen a los profesores lo que deben de hacer. Esta dualidad es calificada por Vives como perversión de la enseñanza, a los educadores se les excluye la investigación y a los investigadores se les excluye del contacto con la práctica.
Por lo tanto hay que recuperar el sentido común de la educación.
Defender la unidad del cuerpo educativo, frente a la dualidad.
Defender la autonomía educativa, ante la demagogia.
Defender la independencia educativa.
Rousseau, tiene como intención primera y fundamental en el Emilio el descubrimiento del maestro, el protagonista no es Emilio, sino el maestro.

monet89 dijo...

Rousseau no habla de dejar al niño suelto a sus impulsos ni educar la pura afectividad.
Los impulsos no hacen al hombre libre sino esclavo, para conseguir engendrar salud desde la verdad, la educación debe conseguir que el niño se mantenga en su naturaleza primigenia y autentica, no es lo que el niño desea, sino que el educador debe de hacer que el niño capaz de poner orden en sus deseos, dirigiendo estos hacia lo que le beneficia, lo que le mejora, lo que le ayuda y le da vida en definitiva, los deseos de lo que nos conviene son naturales, pero no espontáneos, lo espontaneo no necesita dirección ni cuidado, lo natural sí, lo natural es lo que anida en lo más profundo del ser, lo originario.
Se trata de que el hombre pueda escuchar su voz interior, CONOCERSE A UNO MISMO, se trata de ser un Robinson Crusoe, pero no quiere decir que nos aislemos de la sociedad, la disposición natural del hombre es la bondad, y es la mala opinión, los prejuicios de la sociedad lo que nos pervierte, por lo tanto tenemos que huir, imaginariamente a ese lugar primigenio, a esa “isla” en la cual nos vemos a nosotros mismos, y podemos juzgar al mundo, deshaciéndonos de opiniones que no son nuestras.
¿Qué ocurre hoy en día?
Nuestra naturaleza se encuentra presa en una cultura muerta, necesitamos vivir en una cultura para la vida, y no en una cultura para la muerte, para ello……..aunque cueste….tenemos que abandonarnos a nosotros mismos, no en un sentido de pereza, todo lo contrario, sino en un sentido de trabajo, de placer por la vida, morir por una disciplina, darle la vida a una disciplina, cambiarla, derribar las fronteras, amor por el esfuerzo, recordando la metáfora del corredor de fondo, de eso se trata, de llegar a la meta.
Bien, yo confió en el ser humano, en la vida hay un germen, de verdad y bondad, si se alimenta y se cultiva, es posible salir de un naufragio, el hombre es capaz del bien, en el hombre habita el bien, ahora bien, no es bueno por naturaleza, tiene la posibilidad de serlo, entonces nosotros, los que alimentamos y cultivamos eso, con un trabajo constante y de entrega no podemos entregarnos a la crítica negativa sobre el hombre, ya que entonces, la critica por la crítica sin nada mas, es dejar al hombre sin recursos para vencer el estado de las cosas.
Debemos permanecer en nuestro sitio, cueste lo que cueste, buscar los verdaderos valores que mejoran la vida.
En un modelo de vida basado en seguridades materiales, el hombre se convierte en malvado-débil, hace de la previsión la razón de su existencia, a saber, tener más de lo que necesitamos para vivir. El afán del deseo nos lleva a poner las fuerzas No en la vida, no en nosotros, sino en las cosas, produciendo miedo a la existencia misma, llegamos a ver a los demás y a la vida como objetos, instrumentos a utilizar, esto ocurre, lamentablemente.
Los valores de nuestra cultura no producen más vida, buscan bienestar, no el ser del hombre, el modo de vida que Vives defiende no es el que nos hace vivir más cómodamente, sino el que nos hace vivir con sentido. No necesitamos los conocimientos que nos ayuden a vivir bien, sino, los que nos ayuden a soportar los golpes del destino.

monet89 dijo...

Giner de los Ríos, nos dice porque fracaso la revolución de 1868, la del sesenta fue una lucha de causas idealistas, buena parte de la juventud española se lanzo a la calle con propuestas revolucionarias. Pero fracaso, no lograron resolver el eterno problema, de España, el desfase entre pensamiento y realidad.
Es decir, que el poder venga de abajo y no de arriba El mismo Platón afirmo que la democracia no le parecía la mejor forma de gobierno, ¿Que pasa hoy en España? Dos grandes partidos, lo de siempre, izquierdas y derechas, España dividida, enfrentada, bajo mi punto de vista y solo mío no elegimos, no tenemos voz, en el poder, ¿decimos sobre algo? ¿Nos consultan?

monet89 dijo...

Somos una gran masa dividida en dos, y enfrentada, que como borregos sin capacidad crítica sigue a un líder llámese Pepito o Juanito, que las campañas de marketing pintan como un superhombre que lo va a arreglar todo con una barita mágica. ¿Dónde está el espíritu crítico? En ningún sitio, me parece que sí, hay crítica, pero, una crítica en su mayoría que se queda en la superficie de las tonterías, otra que ahonda un poco más, pero sin llegar a encontrar nada al final por falta de base. La cuestión es escarbar y llegar al fondo de las cosas mismas, deshacerse de todo, lo que esta cultura para la muerte nos ha inculcado y nos inculca, he ir lenta y calladamente, a lo primigenio, a la educación, al sentido común, a la unidad, a la libertad, a la humanidad, pero ya casi nadie es capaz, esta es la tarea.
Yo he vuelto a Goya, a ese Goya que para mí es mi gran maestro, don Francisco, como yo prefiero llamarle, denuncio la corrupción en sus grabados, denuncio esa división de España, ese cainismo, con una pintura llamada, lucha a garrotazos,las pinturas negras, los grabados, los desastres de la guerra, los disparates,
Ese gran maestro, Francisco, que a sus ochenta y tantos dijo: “Aun aprendo”. Sencillamente impresionante, el marco el camino, lo que el denuncia en su obra sigue tan vivo ahora como en su época.
Me he hartado de discusiones, de debates, de política, nuestro trabajo debe ser un trabajo lento y callado, lejos de las tertulias de turno….Lejos del protagonismo, lo nuestro, no es, ir diciendo sandeces, culpando, criticando, dando rodeos, de problema en problema, lo nuestro es ir a la raíz misma de las cosas, al eje de la vida, de lo que engendra vida y salud, a los grandes, que han venido detrás para dejarnos como dadiva suprema su herencia, confianza y esperanza, amor a la vida, la realidad no se transforma de un día para otro, pero se transforma, todo aquel que piense así, o que descubra lo que hemos visto, sabe que lo importante es ser médico del alma, conocer la virtud, conocer un modo de vida mejor, saber lo que beneficia al hombre, a la naturaleza humana, revisar, investigar, huir de lo particular, lo sectario, lo partidista.

monet89 dijo...

¿Qué fallo en la revolución de 1868? Fallaron los hombres, ¿Por qué? Quitaron a un gobierno corrupto y emponzoñado, para ponerse a sí mismos, y ¿Qué hicieron? LO MISMO o peor.
Nos está pasando lo peor que nos podía pasar, no son problemas económicos, es cuestión de que estamos en una cultura para y por la muerte, la educación está en manos de aduladores, al igual que el arte, somos una masa que se deja manejar y aplaude al político de turno, diga la sandez que diga, no se investiga, no tenemos una base, demagogia en todas partes, los deseos e intereses particulares dominan, nos hemos centrado en él como se educa y no en el que se transmite, que es lo realmente importante, ¿Quién modifica el sistema educativo? El partido político de turno, la educación está en manos de intereses sociales partidistas o sectarios, lo que hay actualmente no es educación y como dice Giner “yo no quiero que nadie se me adhiera, que nadie se pegue a mí, como una sombra, jamás seré ni autor ni predicador de asociación alguna”. Eso es lo que verdaderamente importa.
Nos hemos convertido en buscadores de placer, de bienestar, y ya solo importa eso, buscar la riqueza, eso sí, para uno mismo, buscar placer constantemente, ver a los demás como cosas, “este es feo”, “aquel es guapo”, “este es el tonto” ,“este es el listo” , la educación está haciendo hombres “ciudadanos” en lugar de hombres simplemente, el hombre ciudadano es un esclavo, no tiene libertad, no tiene sentido crítico constructivo real, sencillamente acepta lo que ve, o lo critica sin más, pero no puede darse cuenta de la verdad, ir a la raíz, es, por así decirlo como los prisioneros de la caverna de Platón, solo es capaz de ver, lo que le dejan ver, la caverna seria por así decirlo, la cultura de muerte, el hombre está atado y no puede salir de sus propias apetencias, aun cuando le desatemos no querrá salir, intentara golpearnos, por eso es importante abandonarnos, enamorarse del esfuerzo, y de nada mas, vivir, por esa causa merece la pena, llegar a ser integro, a conocerse a uno mismo, llegar luego a conocer el mundo, la condición humana, es lo que nos pide ese esfuerzo. Levinas nos da el ejemplo perfecto de abandonar el propio yo para ser el otro.
Yo particularmente recuerdo esas palabras: Memento, homo, quia pulvis est et in pulverem reverteris, vanitas vanitatum, et omnia vanitas, terminare con un ejemplo:
“Imagínate una asamblea, donde cuatro sabios discuten sobre como salvar a la sociedad de la corrupción. Tras un largo debate, se levanto un sabio, mostrando una manzana podrida y dijo: “esta manzana representa la sociedad, pero mirad”.
Entonces estampo contra el suelo la manzana, que se deshizo por completo, luego cogió las semillas y sentencio: “estas semillas son la salvación de la sociedad, estas semillas son los jóvenes. Ellos son primavera de la vida, ellos son nuestro tesoro y nuestra esperanza. ”
Pero otro sabio replico: “Es cierto, pero las semillas necesitan su tiempo hasta convertirse en manzanas y si el árbol no está sano, muchas se malograran o se dañaran. Los jóvenes serán la primavera de la vida, pero necesitaran formarse, prepararse. Y cuando se hayan preparado, también ellos se convertirán en aburguesados adultos como los demás, por eso, la juventud también es una estación de desencanto y un tesoro que se va para no volver.”
Un tercer sabio añadió: “Estas semillas se han convertido ya en manzanas” Y les mostro una fuente de manzanas duras y verdes. “Los jóvenes necesitan madurar, son demasiado impulsivos. La juventud es como una enfermedad que solo cura el tiempo.”
“Estas manzanas son duras y verdes, dijo el cuarto sabio, solo pueden madurar naturalmente en el árbol, por lo tanto, hay que cuidar bien el árbol para que no se malogren, crezcan sanas y maduren.”
Hasta pronto

Mario Andreo Osete