30/1/08

El descrédito de lo visible

Martin Jay, Ojos abatidos. La denigración de la visión en el pensamiento francés del siglo XX. 
Madrid, Akal, 2008.

Hay ocasiones en las que a uno se le nota demasiado la excitación al escribir sobre un libro. Quizá ésta sea una de ellas. Cuando el otro día encontré sobre la mesa de novedades ‘Ojos abatidos’, se me saltaron las lágrimas y sentí que algo me punzaba en la nuca. He leído y releído este libro hasta la saciedad durante años. Y encontrar ahora la traducción española ha sido un motivo de gozo intelectual difícil de igualar. Si hay libros que marcan época, ‘Ojos abatidos’ es, sin duda, uno de ellos. Desde su publicación en inglés en 1993, el texto se ha convertido en una de las referencias esenciales dentro del ámbito de la cultura visual y la reflexión sobre la mirada.

En cierto modo, ‘Ojos abatidos’ introduce un cambio de paradigma en la reflexión sobre la visión, aunque la tesis del libro es bien sencilla, y tampoco llega a ser del todo novedosa. Sin embargo, sí que es la primera vez que se presenta de un modo tan sistemático, claro y ordenado, sintetizando hallazgos e intuiciones anteriores, una cartografía exhaustiva de la evolución de la visión moderna. Según Jay, a lo largo del siglo XX, especialmente en Francia, tiene lugar en la filosofía un profundo cuestionamiento de la vista como sentido privilegiado de la Modernidad. Como ya puso de manifiesto a mediados de siglo Hans Blumenberg, desde Platón, la epistemología de la filosofía occidental ha sido esencialmente lumínica: la luz se ha constituido en metáfora de la verdad, y el ojo, en el elemento que ha dado acceso a dicha luz. Esta tradición ocularcéntrica, y esta es la tesis de Jay, comienza a venirse abajo progresivamente desde finales del siglo XVIII con el pensamiento romántico, aunque siga perpetuándose, por otro lado, en la racionalidad kantiana. Pero será sin duda en el siglo XX, y particularmente en el contexto francés, donde con más fuerza se muestre la hostilidad a la primacía de lo visual. Una hostilidad que ha tomado un gran número de formas diferentes entre las que destacarían, por mencionar sólo unos ejemplos, la espacialización del tiempo de Bergson, la evocación del sol cegador en Bataille, la denigración del ego visual en Lacan, la crítica a la vigilancia del panóptico de Foucault, el ataque de Debord a la sociedad del espectáculo, la indignación de Irigaray ante el privilegio de lo visual en la sociedad patriarcal o la defensa de otros sentidos como el tacto o el oído llevada a cabo por Nancy o Derrida. Se produce una especie de desconfianza o sospecha de la visión como herramienta de conocimiento del mundo. Los ojos ya no nos sirven para entender la complejidad de lo que nos rodea.

Con este libro, Martin Jay, conocido por sus estudios sobre la Escuela de Frankfurt, especialmente sobre Adorno, dio el pistoletazo de salida a un gran número de estudios sobre la visión moderna. Estudios que están a medio camino entre la filosofía y la historia del arte, en el territorio de lo que se han llamado los ‘estudios visuales’, una nueva disciplina que, por encima de cualquier metodología, entiende la visualidad como un objeto de estudio que sirve para estudiar formaciones históricas y socioculturales, pues, como bien ha señalado W.T.J. Mitchell, otro de los popes de los estudios visuales, esta disciplina atiende ‘no sólo a la construcción social de lo visual, sino también a la construcción visual de lo social’.

‘Ojos abatidos’ es con toda seguridad uno de los últimos grandes libros del siglo. Sus casi quinientas páginas repletas de ideas y referencias bibliográficas lo convierten en un volumen realmente indispensable, un trabajo de erudición increíble, totémico, un monumento a la sabiduría, escrito con un rigor y una pericia envidiable, pero sobre todo con una claridad difícil de alcanzar. En la contraportada, Rosalind Krauss, la insigne crítica de ‘October’, observa que la publicación de este libro ‘es un acontecimiento intelectual’. Después de quince años, podríamos afirmar ahora que la traducción del texto de Jay es también un gran acontecimiento, en este caso para la lengua castellana. Un libro que, a buen seguro, cambiará el rumbo de muchos de los futuros estudios sobre la visión en nuestro país. Es cierto que quince años son muchos, quizá demasiados; un retraso imperdonable para el mercado editorial español. Pero, como dice el refrán, nunca es tarde si la dicha es buena.

[Publicado en El faro de las letras, 25/01/07]

25/1/08

Poéticasms

En medio de una fiesta de cumpleaños, un sms de womahn me ha desconcertado: "Voy a la óptica a comprar lágrimas". No he podido evitar ver en ese mensaje una belleza moderna de raigambre baudelaireana.

---

Ex-critura

Si apenas escribo en el blog, es porque, últimamente, siento que la escritura comienza a salirme transparente. Llevo una temporada de escritura sin descanso (catálogos, críticas, marrones varios... ), y me noto agotado. Necesito parar un momento y dedicarme de nuevo a la lectura. Recargar baterías. Recuperar el espesor. Buscar un comienzo.

---

22/1/08

Post Fiesta

He comenzado este post con la intención de hacer un comentario exhaustivo de la fiesta del pasado viernes en el CENDEAC, pero me acabo de dar cuenta de que aún no me encuentro con fuerzas. Llevo dos días de resaca, y la razón no es sólo que llegase a casa a las nueve de la mañana con el periódico debajo del brazo y seriamente perjudicado por alcoholes varios. La resaca está causada por la semanita de desvelos para que la fiesta saliese bien.

Mil congresos sobre Feyerabend prefiero organizar antes que una fiesta. Lidiar con dj’s, grupos alternativos y técnicos de sonido es más difícil que cualquier comentario a la Fenomenología del Espíritu. Pero aún así, parece que las más de seiscientas personas que asistieron al evento lo pasaron bien, incluso aunque no comprendieran algunas de la acciones que sucedieron durante la noche, sobre todo aquella en la que un señor calvo con barba subía una y otra vez a una escalera intentando hacer que un proyector funcionara correctamente.

Os copio la crónica que publicó al día siguiente el diario La verdad. Ignoro si fueron así las cosas, porque un servidor no sabía si estaba en una fiesta o en "Si lo sé no vengo".



EL CENDEAC COMPLETA AFORO


Con el aforo completo, el Centro de Documentación y Estudios Avanzados de Arte Contemporáneo (Cendeac) dio comienzo a su quinto aniversario-performance en el Nuevo Garaje y al filo de la media noche.

Dirigidos por un escuadrón de guerrilleros rojos que enarbolaban desde sus carteles «subversivos» fusiles-bandera con el lema 'Piensa', batallones de jóvenes fueron entrando el viernes por la noche a las barricadas instaladas en la entrada de la sala Nuevo Garaje (Murcia) para participar de uno de los objetivos primordiales del Cendeac desde su fundación: crear ciudadanos pensantes con la duda como motor.


Para promover la reflexión, que tanto para el consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz, como para el director del Cendeac, Miguel Ángel Hernández-Navarro -los anfitriones de la fiesta- es un acto subversivo en un mundo en el que parece que está prohibido pensar, la provocativa fiesta de cumpleaños estuvo cargada de intervenciones y detalles conceptuales.

Globos blancos y rojos repartidos por el suelo y el espacio. Bebidas servidas por gorilas en probetas de laboratorio. Performances de artistas como la de uno de los fundadores de La Fura dels Baus Marcel.lí Antúnez, que transformó el Nuevo Garaje en una sucursal del espacio exterior a través de su espectáculo audiovisual Transpermia e interactuando con su Dreskeleton en proyección y sonido; o la mexicana Erika Trejo, que con Ingressive apostó por la simbiosis con el público y la reivindicación del papel de la inmigración y, en concreto, de la mujer inmigrante. Videoproyecciones de artistas murcianos (y/o residentes). El espectáculo electrónico-punkarra de La Ultravioleta Experience. Y la sesión del videodj Nono, que con una proyección sobre el medio ambiente y los recursos naturales anunció el venidero Festival SOS 4.8, que la Consejería de Cultura ha programado para el próximo mayo y que se presentará en Fitur en Madrid. Estos fueron los ingredientes necesarios para que el propuesto motín antisistema se prolongara hasta horas casi indecentes


---

16/1/08

Fiesta CENDEAC

Este año el CENDEAC (Centro de Documentación y Estudios Avanzados de Arte Contemporáneo), el centro que un servidor dirge, cumple cinco años. Han sido años de actividad frenética y continuada en los que se ha intentado convertir a Murcia en un referente internacional en la reflexión sobre arte contemporáneo y cultura visual.

Para celebrar estos primeros cinco años, hemos querido hacer una fiesta divertida y desenfadada, alejada de esa apariencia de elitismo aburrido (fictica, por supuesto) que a veces podemos dar. Una fiesta a la que estáis todos invitados. Sería un placer poder contar con vuestra presencia. Os dejo la invitación y el programa que hemos enviado por mail. Todo el que se encuentre cerca de Murcia, ya sabe.



Tenemos el placer de invitaros a la fiesta de 5º Aniversario del CENDEAC que se celebrará el próximo viernes, 18 de enero a las 23.00 h en la sala el Nuevo Garaje.

La fiesta comenzará con la performance de la artista mejicana Erika Trejo titulada "Igressive". A continuación tendrá lugar la actuación del que fuera fundador de la Fura dels Baus, Marcel.lí Antunez, que presentará la obra "Transpermia", una acción entre la performance, el concierto y la conferencia. Seguirá el programa de video-arte de obras de artistas murcianos como Jesús Segura, Jesús Martínez Oliva, Laboratorio Bacilo, Lorena Amorós, Pedro Ortuño y Ramón González. Por último contaremos con la formación catalana, L.U.V.E (la ultravioleta experience) que ofrecerán un espectáculo de música y performances cargado de buenas dosis de humor.

A partir de las 3.30 h. el CENDEAC presentará Festival SOS 4.8 con la música en directo de Dj Nono (Nonomatopeyas).

La entrada es libre hasta completar aforo. Habrá una consumición gratuita entre las 23.00 h. y las 23.45

14/1/08

Escribir por escribir

Hay momentos en los que a uno no se le ocurre ningún tema sobre el qué escribir. Las razones son varias: agotamiento, estrés, urgencia o, lo más probable, sequía intelectual. Hoy estoy en uno de esos momentos en los que todo se me resiste y no encuentro nada sobre lo que escribir. Pienso, busco, reflexiono, pruebo una y otra vez, pero no hay nada que realmente pueda hacer.

Cuando hay sequía, no hay que forzar las cosas. Pienso entonces en los consejos que ofrecen los manuales de escritura para el miedo ante la hoja en blanco: tormenta de ideas, una cosa detrás de la otra, escribir por escribir hasta que algo vaya tomando forma. Escribir por escribir, lo que sea, aunque no tenga sentido, aunque no lleve a ninguna parte, sólo para llenar la hoja en blanco, sólo para aplazar la esterilidad, para poner en suspenso la muerte de la escritura.

Si uno lo piensa con detenimiento, este escribir por escribir sirve, en el fondo, como una metáfora de la vida y la muerte en tanto que acción y quietud. Parece que es necesario hacer cosas, moverse, para tener la sensación de estar vivo. Hacer algo, no importa qué. Lo único importante es no quedarse quieto. Correr hacia algún lugar. Escapar. Y eso es, en el fondo, la escritura. Correr desde el principio hasta el final, desde el inicio hasta el punto y final, como si nos persiguiese la misma muerte.

Escribir, hablar, contar... para escapar de la muerte. Eso es precisamente lo que hacía Sherezade en Las mil y una noches, contar historias para aplazar su muerte. Hablar, relatar, escribir... como signo de vida. Eso es lo que hago ahora. Escribir para mostrar que sigo vivo, que, aun sin nada que decir, algo corre por mis venas. Sangre o tinta, no importa.

Aunque a veces es mejor la opción del silencio. La quietud, en lugar de la acción, para evitar la muerte, como la mantis religiosa, que se finge cadáver para conservar la vida.

---

11/1/08

El lado oscuro de la realidad

Joaquín Abenza: El último peldaño. Voces en la escalera del misterio. Murcia, Nausicäa, 2007, 300 págs.


De un tiempo a esta parte, parece que asistimos a una nueva popularización de la afición por las realidades ocultas y misteriosas. La proliferación de bestsellers a lo Dan Brown, que proponen una visión enigmática (en ocasiones falaz) de la historia, o el éxito de programas como ‘Cuarto Milenio’, que producen un acercamiento ‘serio’ al misterio y la parapsicología, son indicadores del renovado interés por lo oculto en un tiempo, como el presente, caracterizado por los desarrollos extremos de la ciencia. Este interés no es, empero, nada nuevo; sus orígenes hay que buscarlos en el último tercio del siglo XIX, momento en el que, también como una reacción a la modernidad científica y racional, se puede decir que nace la parapsicología moderna, vinculada desde un principio a las élites intelectuales (artistas, escritores o pensadores), que se resistían a aceptar un mundo transparente y sin misterio en el que todo pudiera ser explicado y racionalizado. Frente a la luz de la ciencia y la razón, comenzó a buscarse la sombra de lo oculto y las realidades que escapaban a la omnipotente visión del sujeto moderno.

En la actualidad, hay dos maneras esenciales de aproximación al misterio, una banal y espectacular y otra más gris y minuciosa. Aunque ambas están relacionadas, se podría decir que la primera es una evolución de las tradiciones y costumbres populares, tamizadas, eso sí, por las corrientes New Age, y la segunda, la prudente, una continuación de algunas de las líneas de indagación derivadas del saber para-científico que se forja en Occidente desde finales del siglo XIX. Es en esta última facción en la que hay que situar el trabajo de los profesionales vinculados al programa radiofónico de Onda Regional ‘El último peldaño’, una iniciativa dirigida por Joaquín Abenza que, desde su inicio en 1991, se ha convertido en una de las referencias nacionales dentro del mundo de la parapsicología, tratando con seriedad y rigor todo tipo de cuestiones vinculadas con los fenómenos extraños, desde la problemática OVNI (quizá el tema estrella), hasta las apariciones de fantasmas, pasando por la arqueología insólita o la biología desconocida, por mencionar sólo unos ejemplos.

El libro que comentamos aquí recoge la historia del programa, desde su génesis en el CIFE (Centro de Investigación de Fenómenos Extraños) hasta las últimas Alertas OVNIS o la grabación ‘sincrónica’ y conectada de dos minutos de radio a escala mundial intentando conectar ‘puntos calientes’ de emergencia psicofónica. Sin embargo, este libro supera con creces el objetivo de ser una memoria del programa. A través del relato de la experiencia radiofónica de ‘El último peldaño’, el libro de Joaquín Abenza traza un perfecto mapa de la parapsicología contemporánea, tanto en lo referente a la casuística como a los investigadores. Es, en este sentido, una de las mejores introducciones al mundo del misterio.

Una de las cuestiones que más llaman la atención del libro es su atención a los misterios cercanos, a Murcia como una tierra enigmática. Habitualmente estamos acostumbrados a pensar que lo paranormal sucede siempre fuera de nuestras fronteras, en Nueva York o en los pueblos perdidos del norte. Sin embargo, Abenza muestra cómo lo extraño también habita en lo cercano. Los avistamientos de Cieza, el caso de desplazamiento espacio-temporal en el túnel de Lorca, los OVNIS del Mar Menor... y un sinfín de casos que nos hacen conscientes de la necesidad de mirar con detenimiento al mundo que nos rodea en lo más cercano. Un mundo que miramos cada vez menos y que, sin embargo, está plagado de enigmas a la espera de observación.

Por resumir, ‘El último peldaño’ es un libro serio, inteligente y extremadamente útil para todos aquellos que se interesan por lo desconocido. Un libro de referencia que no debería pasar desapercibido, como tampoco debería hacerlo la extraordinaria labor que la editorial Nausicaä está realizando en nuestra región, constituyéndose, sin duda, como la iniciativa editorial murciana más activa y de mayor proyección nacional.

[Artículo publicado en El faro de las letras, Murcia, 4/1/08]

10/1/08

Consumido

Últimamente ni siquiera tiempo para escribir que últimamente ni siquiera tiempo para escribir que últimamente ni siquiera tiempo para escribir. Sólo hoy he podido sacar unos segundos para comunicar que ya he consumido el día bisiesto de este año. Espero recuperarlo antes del 29 de febrero, aunque, tal y como están las cosas, me estoy planteando usar los de 2012 y 2016. Total, quién sabe si al final habrá posibilidad de justificarlos.

---

5/1/08

Reyes Magos

Miro a mi alrededor y, por un momento, observo que todo se ha cumplido, que mi vida ha tenido sentido. Es un segundo, quizá menos, que se esfuma enseguida. Entonces pienso: ya está todo. Fin de partida. Y deseo no desear nada. Pero al momento comienzo a notar que algo falta. No está todo. No sé qué es lo que falta, pero está claro que no está todo. Cierro entonces los ojos y escribo sin mirar: queridos Reyes Magos, deseo con todas mis fuerzas borrar de mí la interminable náusea del deseo.

---

4/1/08

Himno del centenario

Hoy se ha presentado el himno del centenario del Real Murcia compuesto por el grupo Second. Confieso que no soy demasiado aficionado a la música pop, pero, por lo que se ve, hay cosas que más van allá de la razón y superan la lógica, y el fútbol parece ser una de ellas. Liado como estoy entre mil lecturas y escrituras, me he sentido reconfortado y emocionado con este himno. Mientras lo escuchaba se me han puesto los pelos como escarpias. No quiero imaginarme el domingo cuando la Nueva Condomina se alce como una sola voz. Una voz de la que, si mi catarro lo permite, formaré parte, perdiendo mi ipseidad para integrarme en un todo que me supera.

Por cierto, podéis escucharlo pinchando aquí.

---

3/1/08

Cama y Walser

Un tremendo constipado que me acompaña desde año nuevo, me ha hecho hoy empiltronarme (por usar una expresión de mi amigo Fernando). Lo malo es que he tenido que cancelar una serie de reuniones editoriales en Barcelona. Pero lo bueno es que, encamado, he podido aprovechar para dedicar el día a la lectura placentera. Después de terminar algunas pequeñas cosas, y entre llamada y llamada (éstas no respetan enfermedades), he leído El paseante solitario, la pequeña joya de W.G. Sebald sobre Robert Walser. El otro día Taun me puso los dientes largos, y hoy no he podido resistirme. Además, estos días, he comenzado a interesarme en serio por la obra de Sebald. Aún no he leído demasiado, pero comienzo a tener claro que se convertirá en uno de mis autores fetiche.

Tras acabar El paseante solitario, no he podido resistir la tentación y he comenzado a leer un libro que tenía reservado para otro momento, el tercer volumen de Escrito a lápiz, los microgramas casi ilegibles que Walser escribió en papel reutilizado. Conforme avanzaba en la lectura, se me ha presentado claro el hecho de que Walser es uno de los precursores de la escritura-blog. Tanto la forma como el estilo de estos microgramas responden perfectamente a esa escritura fragmentaria, leve e ingrávida de muchos blogs. Un cuaderno de bitácora donde se entrecruzan al mismo nivel percepciones, historias, realidades y ficciones. Si Walser estuviese vivo (y si dispusiera de Internet gratuito), sin duda, tendría un blog. Lo que no tengo claro es si sería público o privado.

---

1/1/08

Buenas perspectivas

Primer deseo cumplido. Como no podía ser de otro modo, visto lo visto en estos meses de ajetreo, al año nuevo le he pedido más tiempo. Tiempo para escribir, tiempo para pensar, pero también tiempo para vivir.

Antes incluso de acabarme las doce uvas, el 2008 me ha sorprendido concediéndome un día más. Por algo se empieza. La predisposición es buena.

---